jueves, 28 de octubre de 2004

¡Dos goles!

Ey, se rompió el maleficio de los dos goles contra el Leganés. ¡Estamos disparados!