viernes, 26 de agosto de 2005

Helo aquí



Pues hale, ya terminó el parto de los montes. Qué se puede decir, por lo que se ha visto parece que el chaval la toca de maravilla. También aparenta ser un muchacho muy educado y de buena crianza. 60 kilos de sonrisa y regates... ¿Será el peso un hándicap? ¿Le pondrán a dieta de cocido? En fin, una vez acabado el culebrón, ¡que juegue ya!