jueves, 7 de julio de 2005

De buena nos hemos librado



Los ciudadanos razonables de Madrid nos alegramos mucho de habernos librado de ese especie de Eurovisión deportiva llamada Juegos Olímpicos, dando así esquinazo a un larguísimo periodo de despilfarro brutal, subida de precios y ñoñería infinita (como estar en Navidad pero durante ocho años) para que unos señores vengan a practicar una serie de deportes -el 75% minoritarios- durante dos semanas. Por supuesto, los acostumbrados a chupar del bote y a figurar están afligidímos, sobre todo el alcalde de la capital, Sr. Gallardín, que la ciudadanía sufre dolientemente.