sábado, 23 de julio de 2005

El culebrón que no acaba



Es peor que la obra de El Escorial (qué bonito, tumba de reyes). Y dura, y dura...