lunes, 5 de julio de 2004

Ganó el Fútbol Fiesta



La que se pegarían después del partido, porque si no... Grecia consumó la mayor sorpresa de la historia de la Eurocopa, mayor que la de Dinamarca en el 92. Podemos intentar darle una explicación, pero con cierto límite: El fútbol tiene cosas simplemente inexplicables, y eso ciertamente es parte de su magia. Grecia, probablemente, no es la mejor selección de Europa, pero es la que mejor relación capacidad/rendimiento ha tenido en este campeonato, y así es como se ganan títulos después de todo. Cada vez está más claro que los torneos de selecciones tienen un enorme componente psicológico, y así, los equipos con tradición llegan lejos, así como las pequeños que llegan con moral alta y encadenan una buena racha. Esto, unido a los agotadores campeonatos nacionales, lleva a casos como los de Turquía, Corea y Grecia, que posiblemente se repetirán.

¿Y Portugal? Confirmó lo de tantas otras veces: Teórico gran potencial, magnífica prensa, bajo nivel competitivo. Los "tugas" avanzaron a golpe de voluntad sin llegar nunca a convencer realmente. Su delantero titular marcó cero goles en la Eurocopa. Y lo que nadie puede dudar es que fueron peores que Grecia: Jugaron dos veces con ellos y perdieron las dos. Figo, en cualquier caso, estará contento: ¡Al fin y al cabo no le cambiaron!

Puede que lo de Chequia fuera una pena, pero también tuvieron su ocasión contra los helenos y no lo lograron. Quizá una Grecia campeona no sea una gran noticia para el fútbol, aunque tampoco es necesariamente mala: Prueba una vez más que con el trabajo en equipo y la ilusión en este deporte se puede llegar muy lejos. Aun si no llegaran al Mundial del 2006, nadie podrá quitarles nunca esta inesperada e increíble alegría. El entrenador Rehaggel ya puede retirarse si le apetece. En fin, ahora empieza realmente el verano futbolístico...