viernes, 9 de julio de 2004

¡Vaya cacao!



Al final, la sentencia del juez sobre la reclamación de Sanz es bastante ambígua y no muy útil. Admite como válidos los votos recogidos por Florentino Pérez, pero le prohibe seguir recogiéndolos. ¿Cómo se come eso? O bien todo se ha hecho correctamente y no deben tomarse medidas, o se ha hecho mal y hay que poner remedio. Al parecer, existen actas notariales que demuestran que Florentino recogió votos antes de que se proclamaran las candidaturas. No entiendo esta torpeza de Pérez, que puede ponerle trabas innecesarias en unas elecciones casi ganadas de antemano.

Marca afirma que, según un abogado al que han consultado, la reclamación de Sanz es sin duda el preludio de una impugnación de las elecciones, que de llevarse a cabo lisiará la pretemporada y nos dejará con las manos atadas para fichar. Al parecer Baldasano pretende lo mismo. ¡¿No se dan cuenta estos personajillos de que esto no va a conseguir más que enmierdar al club?! Recoger votos fuera de plazo puede ser una irregularidad, pero son votos libres al fin y al cabo, y difícilmente va a cambiar el ganador final. Cualquier madridista puede darse cuenta de que a la larga esto es mucho más dañino que beneficioso, pero me temo que para estos estos tipejos cuenta bastante más su ambición personal, y que de madridistas tienen poco.

Y mientras tanto, ha comenzado la pretemporada.