domingo, 2 de enero de 2005

Cuestión de presidentes



En días como estos, puesto que es imposible clonar a Don Santiago Bernabéu (hombre absolutamente irrepetible por más de un motivo), uno se pregunta si será tan difícil encontrar un presidente con la necesaria honradez, conocimientos y sentido común. Y no creo que haya tan poca gente que reúna estas carecterísticas, pero la cuestión es que hoy por hoy, debido a nuestros estatutos sólo pueden ocupar la presidencia empresarios multimillonarios, cosa que por otra parte Bernebéu jamás fue. La obligación de avalar con el propio patrimonio una parte de nuestro descomunal presupuesto cierra la puerta de la presidencia a la gran mayoría de los socios.

Por ello, yo abogo por reforma los estatutos y eliminar esta obligación, que por otra parte puede saltarse por el simple hecho de haber pertenecido a la junta directiva. No digo que cualquiera pueda presentarse, saturando así las elecciones, pero que sí pueda hacerlo cualquier socio que reúna las firmas necesarias que hoy día también se requieren. De este modo, gente capaz y entusiasta, aunque no necesariamente nadando en millones, podrá optar a liderar la nave blanca si es capaz de hacer llegar su proyecto a la masa social y conseguir el suficiente respaldo. Puede que así nos libremos de esta plaga de "hombres hechos a sí mismos" que tienen más ego y dinero que formación y capacidad, además de arrastrar múltiples intereses creados. Los conocimientos empresariales puden ayudar a un presidente, pero el fútbol no es una empresa, o en un tipo de empresa único en sí mismo.

Me llama la atención esa obsesión que tienen por emular a Bernabéu, que precisamente les lleva a contravenir su espíritu. Ahora todos los candidatos dicen que jamás nos iremos del estadio, cuando el propio Don Santiago pretendía derribarlo y hacer uno más moderno y mejor. Que dejen de intentar ser una pálida copia del alma mater del madridismo y se guíen por su espíritu valiente, recto e innovador.